PANCHO SÁ: “EL FÚTBOL ACTUAL ES PELIGROSO, POR LO MEDIÁTICO. LA JUVENTUD NO ESTÁ PERDIDA, TAL VEZ TIENEN MALOS ESPEJOS”

Llega sonriendo, como es característico en él. Nos recibe y da un lugar para sentarnos. Nos pregunta cómo llegamos, cómo estaba el tránsito y si nos sentíamos cómodos. Esa humildad innata despliega Pancho al momento de darle la bienvenida a una persona. No pareciera ser ese hombre cuyo récord, al día de hoy,  es prácticamente insuperable, por el fútbol moderno. Sá es el jugador con mayor cantidad de Libertadores ganadas como jugador (4 en Independiente y 2 en Boca) pero ante todo, es Panchito, aquel pibe humilde que jugaba en los potreros de Formosa y Corrientes, para llegar a la cima del continente y del mundo. Sus inicios en River, su paso glorioso por Independiente y el encuentro que sí pudo ser con Toto Lorenzo en Boca  y la marca que le dejó su trayectoria como director técnico, para trasladarla a su rol de formador en inferiores.
Hablemos sobre tus orígenes y el paso a la “Gran Ciudad” desde Corrientes, como profesional.
Inicie en Huracán de Corrientes y a la vez estudiaba.Practicaba lo que me gustaba y estaba feliz.  El fútbol fue un vehículo. Algo que me daba de comer. Yo me había venido a probar a San Lorenzo y estuve 1 mes practicando. ¿Viste cuando las cosas a veces se tienen que dar de una determinada manera o no? Toto Lorenzo era el técnico en ese momento y él había dado el OK para que fiche. Al rato, se fue a dirigir la Selección Argentina. Se enfrió la situación y me volví a Corrientes. Mi madre no quería que viniera más. Entonces aparece River, de casualidad. Habían ido a ver a un delantero que jugaba muy bien y les gusté.Entonces me llevaron y estuve 2 años.
Después vas a Independiente y salís campeón, prácticamente, de todo lo que jugás
Soy hincha de Independiente, como mi familia. Si bien las Copas fueron importantes, para mí el primer título que ganó con el club fue inolvidable. Nos posibilitó jugar la Libertadores del año siguiente, que ganaríamos.
Inclusive en el 73’ salís campeón del mundo ante Juventus, tras la negativa del Ajax de Cruyff
Campeones éramos nosotros, Juventus fue subcampeón. En ese momento, no querían venir a jugar al país porque se hablaba de inseguridad. Entonces se negoció. Las condiciones las pusieron ellos.  Ir al Olímpico de Roma a partido único. El gol lo hace Bochini y encima le rompe un récord al arquero de la Juve, Dino Zoff, de más de 1000 minutos con la valla invicta.

 

Quedás libre de Independiente, y tenías todo acordado como para irte a su par de Colombia. Pero en eso aparece un llamado del Toto…
Yo estaba en un asado de despedida en la casa de Pavoni y llaman por teléfono. Toto quería hablar conmigo. Me dijo que a la noche me llamaba a mi hogar. Lo hizo y me informó que al otro día vaya a hablar con el presidente de Boca. Yo tenía un buen contrato firmado con Independiente, en Colombia. Pero no me quería ir. Mi señora estaba embarazada de mi 4° hijo.  Entonces en la reunión, dice Armando: “piénselo y está tarde me contesta”. Hablé con mi mujer y volví para firmar el contrato: llegué libre y a préstamo por 1 año sin cargo.
Ese mismo año, estuviste en la única final vs River
Con el gol “fantasma” del Chapa Suñe. Lorenzo era un gran técnico. Previsor, intuitivo, estudioso. Él lo anticipó. Nos decía siempre que River demoraba en formar la barrera en las pelotas paradas. Nos aconsejó que quien más cerca estaba, una vez dada la orden, le pegue al arco. Y la agarró Suñe nomás. Ese día en el Cilindro de Avellaneda fue impresionante. La locura, la gente, se movía el piso. Ese año fue doble campeonato, Metropolitano y Nacional. Inolvidable.
Al final del Metropolitano, Toto declara: “Boca va a ganar el Metropolitano y Libertadores del año que viene, acuérdense”.
Así como en esa única final vs River, tengo la fortuna haber estado en la primera Libertadores que obtiene Boca. El equipo tenía una confianza inmensa. Yo siempre les decía a los muchachos, en modo de broma: “vengo de ganar 4 con Independiente, este año es nuestra, quédense tranquilos”. Pero hablando en serio, teníamos un gran plantel, un excelente técnico y un magnifico presidente. La institución estaba en orden.
Ante el Deportivo Cali de Bilardo, por semifinales, le das la clasificación a Boca con un golazo, ante un clima hostil.
Vos analiza el trayecto: Peñarol, Defensor, River y Libertad. El primer gol que nos hacen a nosotros en el certamen, es ante Deportivo Cali. Teníamos valla invicta hasta el momento. Éramos un equipo de atrás hacia adelante. Nos metieron solo 2 goles en toda la copa. Entonces en la vuelta perdíamos 1-0 y me toca hacer un gol a mí. Un golazo, de afuera del área y al ángulo.
En la final, sufriste una lesión justo cuando culminaba el encuentro y lo viste desde afuera.
Con el médico vimos si podía llegar a jugar el 3° partido. De hecho, viaje con el plantel para probar. Fue la única vez que me desgarre en toda mi carrera. Y encima en una jugada insólita. Un pase filtrado en la cual barró la pelota y sentí el tirón. Para colmo, fue invalidada por offside.

 

¿Fueron Injustas las críticas para Lorenzo por su juego defensivo?
Lorenzo en esa época era un moderno para jugar, porque en donde iba, dejaba un estilo. Hoy hay que presionar, marcar, hacer retrocesos y relevos. Antes con dos delanteros defendías mano a mano. No era un equipo tan defensivo como se creía. Marcábamos bien sólido y compacto.
Hay una anécdota con Tarantini cuando llega como refuerzo. Le recomienda cortarse el pelo, por su extensa melena, ya que decía que otorgaba ventaja al reducirle su campo de visión.
Hasta en eso era mañoso. Vos lo veías a Tarantini y siempre estaba acomodándose el pelo, distraído. Porque estaba hasta en ese tipo de detalles, es que para mí fue el mejor de todos. No quiero entrar en una comparación con otros como Bianchi porque son distintos y cada uno lo hizo en su época.Antes de jugar contra Defensor Sporting en Montevideo, llevó a 4 jugadores a ver el partido de ellos. Incluido yo. Mientras mirábamos, de la nada saca un objeto, similar a un grabador. Y pregunta: “Bueno a ver Pancho, ¿cómo ves el partido?” Yo me quedé pasmado. Me agarró desprevenido, no entendía nada. Inclusive, me avergoncé. Entonces atiné a decir algo como “sabe Juan Carlos me parece que tal y tal juegan bien”. Entonces sonríe y dice “muy bien viejo, se lo ve bien orientado.” Cosas como esas enaltecían a la figura de Lorenzo.
¿Qué conceptos pregona como entrenador y cuales tomó especialmente del Toto?
Toto nos enseñó a todos los que estuvimos en los 70’. Cualquiera te hablará maravillas de él. Nos marcó a todos. Yo trato de enseñarles a los jóvenes cuando están en inferiores aspectos que formen a su personalidad. El fútbol actualmente es peligroso, por lo mediático.  Si hoy le hacen una pregunta a un pibe, capaz no está muy capacitado para responderla y se autocondena. Igual en todos los tiempos fue peligroso el fútbol. Al hombre de éxito siempre se le acercaron mujeres, “amigos”, alcohol y juego. Si uno no tiene los pies sobre la tierra, comete errores. Inculcamos a los chicos a que valoren las condiciones que da el profesionalismo. Es mentira eso de que “la juventud está perdida”. Posiblemente, no tengan buenos espejos. No hay que descalificar al de antes ni al de ahora. Cada uno en su tiempo y contexto.
Tuvo el privilegio de compartir cancha y equipo tanto con Maradona como con Bochini…
Fui un espectador de lujo dentro de la cancha. El Bocha debutó cuando ganamos la 2° copa. Entró en los últimos y ganamos. Tenía una visión de juego increíble y sensibilidad en el pie. Todo el mundo recuerda al Bochini del final. Pero el del principio tenía una velocidad bárbara. Desequilibrio, gambeta, asistidor. No tanto gol, pero si llegador. Maradona es incomparable. Jugué un año en Boca. Todo lo hacía perfecto, fácil y bien. Te daba la sensación de que jugabas con 3 o 4 jugadores más.
Así de sencillo resume el fútbol moderno y a su vez, las ventajas de haber jugado con dos monstruos como Diego y Bocha. Pancho es formador en las inferiores de Independiente y reconoce que en las últimas gestiones, se le dio mayor importancia a los ídolos del club. De hecho, le agradece al DT de primera, Holan, que siga confiando en ellos. Y para cerrar, fiel a su estilo de central, ante una pregunta complicada –similar a un mano a mano en el minuto 90’- cierra de manera exquisita y resuelve fácilmente la disyuntiva de todos los argentinos entre la eterna comparación entre Maradona y Messi: “si vos comparas la cantidad de títulos a nivel clubes, Messi tiene más que Maradona. Argentina es Messi. Sin Lio, no nos llama ninguna potencia europea para un amistoso, por ejemplo. La trascendencia que tiene es impresionante. Son jugadores incomparables. Decir quién es más que uno u otro no me parece. A mi dame a los dos juntos en el mismo equipo y listo.” Problema resuelto.

Dejá una respuesta