SE VIENE ALGO MEJOR

Esperamos por una temporada más. ¿Es simplemente una temporada más?, la respuesta es no.
La 2017/18 de la NBA promete meterse dentro de la lista de las más atractivas de la historia. Ya sentimos esa sensación en la previa a la misma con varios traspasos -mejor dicho, bombas- que calentaron el mercado. Paul George a Oklahoma, Chris Paul a Houston, Jimmy Butler a Minnesota, Gordon Hayward y Kyrie Irving a Boston son algunos de los que dejaron mucho para hablar, y todavía esperamos la movida por Carmelo Anthony.
Además, contamos las promesas del Draft: Philadelphia vuelve a sacar el pick 1, llamado Markelle Fultz, para finalmente armar un equipo que aspire a algo más que a vivir debajo de mitad de tabla. El pick 2 fue para Lakers, con una elección casi cantada por parte de la franquicia angelina (y de LaVar), Lonzo Ball se propone tomar el mando de una plantilla mayoritariamente joven. En tanto que Boston logró sacar el pick 3 y lo transformó en Jayson Tatum, un pibe que demuestra un potencial increíble, pero que por ahora va a tener que pelear desde abajo para conseguir un lugar estable.
El 17 de octubre comenzará la temporada, que será atractiva por los movimientos del mercado. Estos movimientos dejaron una gran grieta entre conferencias, ya que el Oeste quedó plagado de estrellas y le sacó mucha competitividad al Este (seguimos esperando a Carmelo). El 7 de los Knicks es el único All-Star que quedó en la conferencia azul, y a estas horas su futuro es incierto.
Haciendo un análisis a simple vista de las nuevas plantillas conformadas, desde el Oeste, Minnesota Timberwolves aspira a ser el sorpresa juntando a Jimmy Butler con los jóvenes, pero no tan inmaduros: Karl Towns y Andrew Wiggins; para que luego de muchos años, logre entrar a Playoffs. En la misma pelea se mete otra vez Oklahoma: aunque el Thunder entró a postemporada en la 2016/17, Westbrook volvió a encontrar pareja después de la salida de Durant. PG13 se afirma como el candidato a reemplazarlo (¿por una sola campaña?) e intentar luchar contra el resto de la conferencia roja. Houston Rockets no quiso ser menos y contrató a Chris Paul para hacerle compañía a Harden y que los fanáticos nos deleitemos con dos nenes egoístas que no quieren prestarse la pelota, pero en fin, con una calidad superficial, ¿quién tomará el mando en el cohete? Golden State mantiene la base del equipo campeón, por lo tanto sigue siendo el mejor entre los mejores, y a San Antonio no se le vence el papel de protagonista (por cierto, gracias Manu).
En el lado Este, pocas cosas a destacar: el armado de Boston, que quiere despertar fantasmas del pasado y reconstruir la dinastía. Con Hayward e Irving, rodeado de jugadores de buena vibra, los Celtics volverán a tomar protagonismo en la conferencia del Atlántico, a pesar de perder un jugador fundamental en lo que fue la columna vertebral de la temporada pasada: Isaiah Thomas. El pequeño base fue traspasado al rival directo de la conferencia Cleveland Cavaliers, con el mítico LeBron James al mando. Se movió poco en el mercado, pero fue efectivo. Le cumplió el deseo (otro más después de lo de KD) a Irving de liderar un equipo y se ganó piezas claves como Crowder, Zizic y un par de futuras rondas. Y no me olvido de Derrick Rose, un jugador que puede obtener la gloria como siempre se mereció.
Para ponerle más picante a esta season, la NBA abrirá con dos grandes encuentros. Se repite la final de conferencia del Este con Cleveland-Boston y Rockets-Warriors le dan la apertura al Oeste para volver a ver como el dream team de la Bahía le hace frente a una dupla que promete ser temible. Luego de la previa, el draft, el mercado, los preparativos y de los nuevos objetivos de las franquicias… 17 de octubre, te esperamos con ansias.

Dejá una respuesta